91 770 58 85 info@playattention.es

Play Attention ayuda a entrenar la atención y la concentración

  • Los niños entre los 2 y 21 años acumulan 10,000 horas de videojuegos
  • Con Play Attention los niños mejoran su atención y disminuyen su impulsividad
  • Profesionales de la Universidad de Sevilla colaboran en la implantación del sistema

Madrid 11 de diciembre de 2012.– Los videojuegos, introducidos desde 1972 son omnipresentes en la vida de nuestros niños y jóvenes a través de las diferentes consolas, la televisión y ordenadores con acceso a Internet, además de los sistemas de juegos portátiles e incluso el móvil, razón por la que a esta generación se les llama “niños digitales”

Las estadísticas muestran que más de dos tercios de los niños entre 2 y 18 años utilizan videojuegos. Es una actividad que tienden a realizar solos, incluso más frecuentemente que ver la televisión. Según un estudio realizado por la “Kaiser Family Foundation” (KFF), entidad norteamericana para la investigación en materia de salud, el niño o adolescente acumula un promedio de 10.000 horas de juego con estos dispositivos a la edad de 21 años. Esto es prácticamente el equivalente al total de horas que habrá acumulado asistiendo a clases, suponiendo una asistencia normal.

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) advierte que el 36 % de los niños de tres años, ya utiliza el ordenador y las videoconsolas para jugar, ya sea conectado a Internet o sin ella. Con seis años, la cifra de los que juegan con un ordenador entre 1 y 2 horas al día entre semana asciende al 81%. Los datos aumentan si se trata del fin de semana, alcanzando una media de 3 a 4 horas al día.

Que los videojuegos motivan a los niños es una realidad que no puede esconderse. Numerosos estudios realizados en los últimos años, han mostrado resultados dispares en relación a la influencia de los videojuegos en los niños y especialmente en los trastornos de atención. Las conclusiones sugieren que los videojuegos mejoran sin duda la capacidad de atención visual, aunque otras habilidades cognitivas se ven alteradas positiva o negativamente según el tipo de videojuego, el nivel de violencia, de actividad, etc.

Los videojuegos, nos guste o no, son ya parte diaria de la vida de nuestros hijos, y estos aprenden mientras están jugando. La pregunta es… ¿Qué es lo que aprenden? Lógicamente, depende del videojuego que utilicen.

Play Attention, aprender y mejorar jugando

El sistema Play Attention aprovecha las ventajas de los videojuegos (participación activa, motivación, visión positiva por parte del niño como algo divertido) pero no es un sistema de videojuegos más; inspirado en tecnología de la NASA, se basa en principios de neurotecnología para registrar los estados de atención. Es un sistema de entrenamiento educativo específicamente diseñado para el adiestramiento de las habilidades cognitivas relacionadas con la atención, memoria y concentración.

Mediante su práctica consigue que el usuario, y especialmente los niños, aprendan jugando a controlar su atención y a entender, identificar y eliminar las conductas asociadas a la impulsividad. Con este sistema de videojuegos los niños se motivan, a la vez que se divierten, con lo que se consigue una adherencia al programa y una mejora evidente (www.playattention.es).

En el mundo y ahora en España

Play Attention se aplica con éxito en cientos de colegios e instituciones de todo el mundo, especialmente Estados Unidos, Canadá, Sudamérica y Reino Unido.

Tras más de dos décadas de estudios clínicos basados en test habituales como TOVA, Conners CPT, IVA+Plus y BASC, confirman las mejoras obtenidas gracias al uso del sistema. (http://www.playattention.com/clinical-studies/)

Entre las instituciones colaboradoras a nivel internacional, además de numerosos centros educativos y clínicos, se encuentran la Universidad Tufts de Massachusets, cuyo primer estudio fue posteriormente ampliado en el sistema escolar del estado de Massachusets, así como la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido.

En España el centro Nascia utiliza esta tecnología dentro de sus programas de tratamiento de los trastornos de atención, fundamentalmente en niños, en combinación con otra serie de técnicas como el biofeedback, neurofeedback, logopedia, o apoyo psicopedagógico.

Profesionales de la Universidad de Sevilla participan activamente en la implantación del sistema, a través de la empresa participada Tictouch Tecnología y Bienestar. Asimismo, Nascia patrocina un proyecto de investigación en la escuela primaria con la participación de la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Cómo funciona?

La última versión se basa en la tecnología BodyWave, un brazalete que se coloca de manera externa y registra las señales cerebrales de atención. Funciona como interfaz para el control de los juegos, utilizando solamente la mente.

La concentración es la “energía” que hace que se muevan los elementos de la pantalla. De esta manera, el usuario puede ver su atención en tiempo real, de forma concreta y controlada. La mente se convierte en el ratón o en el controlador del programa.

El BodyWave se conecta al ordenador mediante tecnología bluetooth, completándose el sistema con un atractivo e intuitivo software de videojuegos que fomenta el aprendizaje, la motivación y el autocontrol. También dispone de un software de información que permite la elaboración de informes de mejora, así como estadísticas y gráficos para el tratamiento de todos datos obtenidos en las sesiones. Con ello se consigue un seguimiento continuo por parte de los propios usuarios, padres, profesores o el agente implicado que intervenga en el proceso de aprendizaje.

Los usuarios de Play Attention controlan los videojuegos con su atención, de modo que las conductas distractoras (agitarse, gritar o distraerse) hacen que el juego se detenga. Así se establece una relación directa entre la atención y el comportamiento. Cuando el niño presta más atención, reduce las distracciones y las conductas hiperactivas, que pueden incluso llegar a extinguirse.

Los resultados se aprecian en el primer mes de uso del sistema, aunque es necesario un promedio de 40 a 60 sesiones de entrenamiento antes de que se conviertan en permanentes.

Cada uno de los juegos trabaja una habilidad específica relacionada con la memoria, atención y concentración. Al ser una tecnología especializada para niños y jóvenes, el entrenamiento utiliza juegos interactivos, entretenidos y desafiantes que motivan al niño a alcanzar nuevos niveles. En estos juegos, desaparecen los mandos y son los propios participantes los que manejan los juegos únicamente utilizando su mente.

El sistema entrena un conjunto de habilidades como: atención sostenida y con discriminación, percepción visual, ejecución de tareas en un tiempo establecido, memoria a corto, a largo plazo y espacial, habilidades motoras, coordinación psicomotriz y habilidades sociales.

(Ver vídeos)

Mediante la práctica de todas estas habilidades se consigue eliminar la ansiedad y estrés asociados a la falta de concentración. Aumenta la seguridad y confianza del niño, corrige los problemas de asimilación y comportamiento, permite un aprendizaje rápido y hábitos de estudio adecuados. También proporciona un incremento de la creatividad, la mejora de la inteligencia y el rendimiento. Todo ello mediante juegos amenos que fomentan la motivación, la participación y evitan el aburrimiento.